martes, 4 de agosto de 2009

Cotidianas III

Me habré convertido con los años en esas personas detestables a las que nada les alcanza?
O, lo que es peor, en las que se conforman con lo que hay. Con lo que la vida generosamente les depara (aunque la vida no haya sido muy generosa que digamos).
Seré como esas mujeres que ante el menor problema se acuestan en la cama y reciben cientos de llamados para consolarlas (y así y todo no acaban su llanto)?
O las que ante la adversidad salen adelante sin pedir ayuda a nadie?
Generosamente egoísta o egoístamente generosa?
De las que viven enfermas por los celos o las que son capaces de dejar libre cuando aman?
Estúpidamente feliz o dichosa porque motivos no faltan?
Audazmente directa o inteligentemente vueltera?
Afortunadamente sola o una simple mentirosa?

No soy nada de lo que acá describo. He llegado a mi justo equilibrio. Estoy en la mitad de mi vida.

2 comentarios:

  1. Fer:
    Ha corrido mucha agua bajo el puente. Ahora puedo decir que estoy en paz.
    Besos

    ResponderEliminar