viernes, 4 de diciembre de 2009

Encontré la luz...

Este post podría resultar atractivo si después de 4 días de ausencia publicara (con una sonrisa en la cara que por supuesto uds. no verían) que visité todos los barrios posibles, buscando a quien supuestamente me estaba esperando, hasta que me perdí en el 2600 de una esquina cualquiera.
Más interesante aún sería si les contara que sentada tímida y tranquilamente en un café (con un libro como acostumbro) se acercó, apartó mi libro, me miro a los ojos, se sentó y me despojó de mi vida, para sumarla a la suya, por 4 placenteros días.
O que una bella mujer sin problemas de divisas, decidió que yo podía ser su mejor compañía para abandonar la ciudad hacia cualquier parte.
Lamento no poder describir con lujo de detalles ninguna de esas situaciones.
La triste verdad es que el famoso "estres" o los nervios pre fin de año (y esa estúpida costumbre de no poder expresar con un grito o una puteada aquellas cosas que me molestan), me dejaron "de cama"...
Cuánto más importante hubiese sido contarles que fue una mujer la que me tuvo en su cama, o me prestó la cama, o me hizo llevarle el desayuno a la cama, o amablemente me pidió que le hiciera su cama...

9 comentarios:

  1. Carito:Que pena que no tiene una buena historia para contar, me hubiese encantado imaginarla, sobre-todo con esa de una bellamujer adinerada.... Bueh!!1 quedese tranqui que hoy por hoy tampoco puedo contarle.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Mia:
    Es que mis días en cama hubiesen sido un poco más poéticos. No le parece?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Andadimelo:
    Ahora muy bien, gracias.
    ¿Viste que no me había perdido en Parque Chas?
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bah, no te lamentes tanto. Esas historias están en vos, sólo esperan que las escribas, y no con un teclado, ni una lapicera.

    Abrazo, compañera, es bueno leerla de regreso, cuidesé de ese stress, hágase mimos y dése los gustos.

    ResponderEliminar
  6. Fer:
    Deberé afinar el lápiz, entonces, o mejor la puntería.
    Otro abrazo mi amiga.
    Sigo sus consejos, me cuido, me mimo y me doy los gustos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Querida Caro, ahora que estoy con (un poquito) tiempo le puedo dejar alguna señal.
    Mis horas ultimamente no son fáciles. Igual dejo constancia en actas que siempre la leo y me resulta grato pasar por su casa.

    Me alegro que esté recuperada del su nana… uffff pero lamento no pueda contar que su ausencia se debía a que esa mujer tan esperada, que ella misma la hubiera tenido en su cama muchos más que cuatro días y la haya dejado de “cama”… y sin necesidad de hacerla…
    Varias de las que la leemos nos pondríamos muy felíz que eso ocurra!.

    Deleeee Morocha!. Salte, grite, patalee y puteeeeee!... dele una buena bofetada a los malos ratos!! Descargue TODO eso que le molesta!. Eso sí es salud!!!…
    Ahhh… Si dice que se cuida y se dá con los gustos, que sea de verdad!... Mire que la estamos espiando!

    (Perdón por mi anónimo, pero con “códigos” y de mucha honrra!!! he dichooo!!)

    Besos y hasta la vuelta!!
    Alied.

    ResponderEliminar
  8. Alied:
    Sé que me lee y le resulta grato pasar por acá, aunque no deje comentarios.
    Si me pasara algo así no sé si lo compartiría de esa manera y por acá... Igual ud cree que es para alegrarse?
    Sabe, rubia, todavía me cuesta un poco patalear, gritar y putear... Supongo que con los años aprenderá o me asumiré como demasiado tranquila y listo.
    Epa, no sabía que por acá se podía espiar.
    Me cuido, me mimo...
    Besos y hasta cuando guste.

    ResponderEliminar