domingo, 6 de diciembre de 2009

Oferta...

Anoche soñé con mis bisabuelos a los que, lamentablemente, sólo pude ver por foto.
Se conocieron en el barco que los traía de Italia. El con 15 y ella apenas con 11 años. Se casaron cuando ella cumplió los 16, tuvieron 10 hijos y vivieron felices...
Mi abuelo conoció a mi abuela cuando ella tenía 13 años y compraba en el almacén que mi bisabuelo tenía y mi abuelo, junto con otros dos hermanos, atendía.
El apenas pisaba los 15. Se casaron a los 17 de ella. Tuvieron dos hijos. Primero murió él y al poco tiempo murió ella de vejez y tristeza.
Mi madre conoció a mi padre porque era el mejor amigo de su primo. Se conocieron mientras ella festejaba sus 15 años. Se reencontraron cuando ambos tenían 18. Se casaron aunque nunca fueron felices.
Seguramente por circunstancias de la época, en tiempos de mis bisabuelos, abuelos y mis padres, se suponía que el amor de la vida estaba tan cerca... En la misma cuadra, en el mismo barrio... Jamás pudieron ver más allá de su horizonte.
¿Por qué el amor no podría estar del otro lado del mapa?
De todos modos, se conformaron con lo que la vida les ofreció y disfrutaron cada momento. Y festejaron las bodas de plata, de oro, de platino y de diamante
(mi padres, sabiamente, no llegaron a ninguno de esos festejos).
Hoy los lugares para buscar son tan diversos: redes sociales, lugares de encuentro, correos, foros, chats o lo que a cada uno le venga en gracia.
Todo esto, por supuesto, nos amplia el universo. El amor puede estar a 10.000 kilómetros, a 100 o a escasos 20 metros. Y sin embargo hay tanta gente sola...
Oferta de personas y de espacios. Y como el amor puede estar en tantos lados, resulta demasiado complicado encontrarlo.
Y cuando por fin después de tanto esfuerzo creemos encontrar al amor de nuestra vida, tenemos la difícil tarea de mantenerlo. No vaya a ser cosa que alguna red social vecina o amiga, nos quite a "nuestra" chica.

7 comentarios:

  1. hay que estar muy atentos... mucho... y ser constantes :)

    ResponderEliminar
  2. Andadimelo:
    Constantes, decididas y atentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Andadimelo:
    Perseguir jamás. Arriesgarse y cuidar, si.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Conocí a mi amorcito en una red social. Fue amor a primera escritura en messenger y volvió a ser amor a primera vista en un bar. Seguimos juntas luego de 8 meses. Y es el amor de mi vida. Estuvo lejos mucho tiempo y ahora vive a 5 minutos de mi casa.
    Excelente blog...

    ResponderEliminar
  5. perseguir=mostrar interes...sólo, Caro, sólo...

    ResponderEliminar
  6. Ceteris Paribus:
    Me alegro mucho que haya conocido al amor de su vida por acá y que siga con ella (y tan cerca de su casa).
    Creo que hay tantas maneras diferentes ahora de conocer gente que muchas veces no se termina conociendo a nadie. O se está siempre abierta a conocer al amor porque se piensa que puede estar en cualquier parte, pero nunca cerca (como creian mis bisabuelos)
    Bienvenida.
    Gracias
    Saludos

    Andadimelo:
    Y la lista continúa...
    Felicidades por acá también.
    Besos

    ResponderEliminar